» » Proteger tu marca: ¿Por qué es tan vital para mi emprendimiento?

Proteger tu marca: ¿Por qué es tan vital para mi emprendimiento?

Giovanni Rossomando

Abogado, empresario, locutor y profesor universitario, experto en temas de propiedad intelectual, negocios, start ups, y marketing digital.

15 de noviembre del 2016 Emprendedores

Poner en marcha un emprendimiento es toda una movida de situaciones, compromisos y relaciones que trastocan el universo del emprendedor en todo sentido. Entrar en el mercado supone una experiencia que exige no sólo saber diferenciarse, sino también saber cuidarse.  Y como ya hemos explicado en ocasiones anteriores en este blog, la marca es el fundamento distintivo por excelencia, por lo tanto hoy conversaremos con mayor detalle en qué implica Proteger tu marca.

Una de las finalidades fundamentales de registrar una marca es la de distinguirte de tu competencia, siendo plenamente identificable por tu público objetivo. Cuando se desarrolla una idea y ésta funciona no suelen tardar quienes quieran hacerse ganancias a costilla de tu esfuerzo en creatividad, capital y comercialización. Por eso proteger tu marca ha de ser siempre una de tus primeras prioridades.

Proteger tu marca

Los derechos de marca

Recordemos ante todo que los derechos de marca son derechos de propiedad o dominio sobre un bien inmaterial y consisten en una facultad exclusiva de usar dicha marca en el mercado para los productos y servicios registrados bajo la misma, y una facultad de impedir a terceros la utilización no consentida de esa marca o de signos distintivos similares que pudieran confundirse.

Es el punto de impedir a terceros la utilización no consentida  de tu marca donde haremos énfasis en este post.

Por otra parte, la marca registrada nos sitúa ante un derecho de propiedad industrial constituido conforme a la Ley del país en el que se registre dicha marca.

Los derechos de propiedad industrial son susceptibles de heredarse, es decir son transmisibles por causa de muerte, y además pueden ser objeto de toda clase de actos jurídicos. Por ejemplo, pueden ser objeto de venta, licencias de uso, o bien darse prenda en garantía de créditos. Son un activo patrimonial en todo sentido.

De no tener tu marca registrada, sencillamente no podrías ejercer acción legal alguna en contra de personas que la estén imitando o usando sin tu autorización, no importa cuánto tiempo tenga usándolas en mi negocio o actividad comercial. Por ello para proteger tu marca es indispensable que poseas la titularidad de los derechos sobre la misma.

Como proteger tu marca

El registro de tu marca, como título, te permite legitimarte para accionar contra todo competidor que pudiera  abusar de tus marcas y generar confusión en tus clientes o público objetivo.

Cómo proteger tu marca: Acciones legales:

Las acciones legales que puedes ejercer son diversas, depende de la situación particular que te ocurra, pero normalmente en caso de verte en una circunstancia que te obligue a proteger tu marca, tienes básicamente  tres tipos de acciones:

Acciones privadas

Son el primer gran paso que recomendamos que des cuando te toque defender tu marca. Puedes dirigirle específicamente al infractor de tus derechos una prohibición de uso de tu marca advirtiéndole las consecuencias que le acarreará el no hacer debido acatamiento de tu prohibición de su conducta lesiva hacia tu marca.

Acciones Administrativas

Durante un proceso de registro de marcas de un tercero puedes ejercer oposiciones al registro de marcas de ese tercero por considerar que su pretensión de obtener el registro de la marca que solicita lesionaría tus derechos como titular de tu marca.

Acciones Judiciales

Si decides acudir ante un Tribunal para hacer valer tus derechos en cuanto tu marca se refiere, dispones de esta posibilidad que te es conferida exclusivamente por ser titular del Registro de tu marca. Estas acciones a su vez pueden ser de naturaleza civil, como por ejemplo una acción para reclamar indemnización por daños y perjuicios, así como de naturaleza penal si el abuso de terceros ha significado la comisión de un hecho punible además del daño que te ha ocasionado.

Para finalizar, ten presente que estas posibilidades para proteger tu marca sólo las puedes tener tu disposición como exclusivo titular del registro de la misma. El sólo trámite sin haber obtenido el título no te faculta suficientemente para ninguna de estas acciones.

¡Déjanos tu opinión!